5 razones para ver El Ministerio del Tiempo

El próximo lunes vuelve El Ministerio del Tiempo. Una serie que revolucionó la parrilla de TVE el año pasado, y que tras muchos apuros y casi pánico por parte de sus fans, finalmente ha vuelto para una segunda temporada. Seremos muchos los que sin duda estaremos pegados a la pequeña pantalla para ver las nuevas aventuras de Julián, Amelia y Alonso. Y para los que todavía no la conocen, aquí van unas cuantas buenas razones para empezar a ver esta serie:  

1. No hay manera más divertida de aprender historia

Quién lo habría dicho, pero una de las series que más gusta entre los espectadores, también es la primera que recomiendan los profesores de historia a sus alumnos. Puede que no sea tan apurada en datos como lo fue Isabel o Carlos Emperador, pero sin duda es un buen aliciente para que los alumnos sientan interés por ese episodio histórico, del que pueden encontrar más datos en los libros de texto... Y para los que el colegio e instituto ya nos ha quedado atrás, ¿cuántos de nosotros nos hemos puesto a navegar en la red para saber más sobre ese personaje que era el protagonista del capítulo de la semana?

21

Sí. El Ministerio del Tiempo ha conseguido dar protagonismo a una historia tan rica como la nuestra, que ya iba siendo hora… Si los norteamericanos llevan décadas haciendo películas y series de un país que tiene poco más de 200 años de historia, tenía delito que nosotros no hiciéramos lo mismo cuando España ha formado parte de la Historia Universal desde hace más de 1500 años. Y lo mejor es que ha conseguido que veamos con más cariño a personajes como Lope de Vega, Velázquez, Picasso o García Lorca (más los nuevos que vendrán), y tengamos ganas de saber más de ellos.

2. Recuperamos (y muchos descubrimos) a actores de siempre

Por los pasillos del Ministerio del Tiempo se han pasado actores relativamente nuevos que últimamente están en todas las cadenas (Rodolfo Sancho, Aura Garrido o Michelle Jenner por citar unos pocos), junto a otros que forman parte del cine español desde hace décadas pero que, bien porque antes no estaba bien visto eso de ver cine español, o porque sus argumentos no terminaban de enganchar a los más jóvenes, han sido descubiertos por ese espectador más joven.

serie-lope

De este modo, grandes de la interpretación como Cayetana Guillén Cuervo, Juan Gea, Jaime Blanch, Miguel Rellán y un largo etcétera, han sido descubiertos por primera vez por un público que nunca antes había sentido tanta curiosidad por el cine y la televisión española, pero que seguro sí lo hará a partir de ahora.

3. Cada capítulo es único y sirve de homenaje

Pese a que la trama principal del Ministerio del Tiempo continúa a lo largo de los capítulos, cada episodio en sí es una historia en sí y algo totalmente nuevo, gracias a la época de la historia que se está tocando pero también para darle un formato que le diferencie del resto, y que de paso sirva para homenajear a grandes historias del cine y la televisión.

Así hemos visto capítulos con un enfoque similar al de 24 de Kiether Sutherland, junto a otros con guiños claros a historias de viajes temporales como Timeline y, por supuesto, el Día de la Marmota… Cada capítulo es una puerta abierta a un nuevo homenaje a los clásicos de los viajes en el tiempo.

10904123_10153085034817904_2655124640255844866_o

4. La relación entre todos los personajes

Uno de los grandes aciertos de la serie ha sido crear tres personalidades tan distintas para los principales protagonistas de El Ministerio del Tiempo: un hombre que acaba de perder a su mujer, una mujer adelantada a su época y que no era respetada por los suyos, y un caballero para quien el honor es lo más imporante.

Los tres son tan distintos que rápidamente el espectador se siente identificado por uno y otro, a lo que se añade que las relaciones que se forman entre ellos, tanto buenas como malas, van a ser únicas precisamente por lo únicos que son ellos.

MV5BMjM3Mjc2MjY3MF5BMl5BanBnXkFtZTgwMDYwNzA0NDE@._V1__SX1217_SY637_

Y por si ellos tres no bastaran, tenemos a su lado a un sinfín de personajes recurrentes (Velázquez, Angustias, Irene Larra o Espínola) junto a otros protagonistas de un solo capítulo (Lope, Torquemada, Picasso…) capaces de arrancar lágrimas de risa o de tristeza, por medio de una personalidad arrolladora.

5. El humor tan nuestro que vemos en todo su esplendor

Pero unos personajes tan únicos como los que tenemos en El Ministerio del Tiempo, no conseguirían gustar tanto si no hubieran conseguido lo más difícil: conectar con el espectador. Para ello han hecho algo realmente sencillo pero que sorprendentemente no se había intentado hasta ahora, que es ofrecer una perspectiva propia en lugar de limitarse a copiar estereotipos vistos en otras series.

De este modo, en lugar de copiar al típico héroe americano, donde queda muy bien que entregue su placa y su pistola a la primera de turno para defender su honor, han optado por presentar a funcionarios que, como buenos funcionarios, son los primeros en dudar del trabajo que tienen que hacer.

3034482

Y por si estas razones no fueran suficientes para que el próximo lunes estéis pegados a la pantalla, queda lo más importante: Es una serie que va de viajes en el tiempo... ¿Cuándo no ha funcionado algo así?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.